Cuando se habla de cáncer de mama el mensaje que nos llega es el de esperanza. No es para menos. En los últimos años se ha conseguido mejorar la supervivencia hasta lograr que el 85% de las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama sobrevivan a los cinco años tras el diagnóstico. El problema de estas afirmaciones es que, si bien son ciertas, son cifras globales. No hay que olvidar que el cáncer es una enfermedad muy heterogénea y que cuando desagregamos los datos por tipos y estadios de cáncer, estos porcentajes pueden dejar de ser tan positivos. Así, necesitamos concienciar a la población de que, según las últimas estimaciones, entre un 5 y un 6% de los cánceres de mama se diagnostican en estadio IV o metastásico. Pero es que, además, se estima que el 30% de las pacientes diagnosticadas inicialmente en estadios más tempranos y localizados podrán desarrollar metástasis con el tiempo . Esto nos señala que todavía queda mucho por hacer.

Un dato desalentador si tenemos en cuenta que el cáncer de mama en estadio metastásico tiene una tasa de supervivencia a 5 años en torno al 25% mientras que la del cáncer de mama de forma global (considerando todos los estadios, del I al IV), es del 85 %. Por ello, igual que en los años 90 el color rosa, asociado a la femineidad, se convirtió en símbolo del compromiso y la concienciación en la lucha contra el cáncer de mama, este es el momento de volver a recuperar esa fuerza porque #ElRosaEsMásQueUnColor. Es avanzar en tratamientos para el cáncer, en investigación y mejorar la vida de las personas con cáncer de mama.

Avanzando en la lucha contra el cáncer de mama metastásico

Para avanzar en la investigación en cáncer de mama, la Asociación Española Contra el Cáncer apoya diversos proyectos que ya están consiguiendo avances. Una de las grandes incógnitas al investigar el cáncer de mama es saber por qué ese 30% de pacientes en estadios I, II y III acaba desarrollando metástasis con el tiempo. Para ello, necesitamos respuestas sobre la evolución de esas células del cáncer que desarrollan capacidad para extenderse a otras partes del cuerpo . Esas son las preguntas que se hace el proyecto de la Dra. Teresa Blasco, del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), que gracias a tecnologías de vanguardia está creando algo similar a un mapa que nos permita entender la metástasis del cáncer de mama.

Si bien es clave entender por qué se producen estos casos, también es importante desarrollar tratamientos más eficaces. O, al menos, saber qué tratamientos pueden ser más eficaces en según qué pacientes. Es decir, avanzar en lo que conocemos como Medicina Personalizada. Y aquí es donde destaca el proyecto de la Dra. Clotilde Costa, del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago, IDIS-CHUS, que lleva siendo apoyada de forma continuada por la Asociación desde 2018. El proyecto de investigación de la Dra. Clotilde Costa trata de desarrollar nuevas estrategias que permitan saber con antelación si los tratamientos serán efectivos (o no) en cada paciente.

Como ella misma explica, hasta el momento “hemos identificado nuevas proteínas en la sangre de pacientes con cáncer de mama que presentan una mayor concentración que los individuos que no tienen cáncer. Además, hemos visto que diversos componentes de la sangre pueden estar favoreciendo a las células tumorales en el proceso metastásico. Es decir, la capacidad de las células tumorales de abandonar el tumor primario, viajar y sobrevivir en circulación y llegar a otros órganos”. Con estos avances se pretende desarrollar un kit que permita identificar dichos biomarcadores para determinar pacientes con alta probabilidad de tener metástasis, en los que se realizaría un seguimiento clínico más exhaustivo. De esta forma, mediante una sencilla muestra de sangre se podrá realizar el seguimiento de estas pacientes con mayor frecuencia e identificar una posible recurrencia con antelación.

Por último, cabe recordar que el cáncer de mama triple negativo es particularmente agresivo, por lo que es de especial interés evitar las recaídas y el desarrollo de metástasis en estos casos. Aquí interviene la investigación del Dr. Angel R. Nebreda, del IRB Barcelona, que trata de averiguar cómo los tumores triple negativos son capaces de sobrevivir a los tratamientos anti-tumorales. Para ello, gracias a nuevas tecnologías, su equipo analiza diferentes tipos de células presentes en el tumor y cómo cambian estas poblaciones en respuesta a la quimioterapia. Todo ello para lograr diseñar nuevos tratamientos más efectivos.

Para la Asociación, el rosa es más que un color

Estas investigaciones están en marcha en gran parte gracias al apoyo de la Asociación Española Contra el Cáncer a estos proyectos. Si bien estas investigaciones son solos algunos ejemplos destacados, en estos momentos la Asociación ofrece 75 ayudas, con una financiación de más de 17 M€, centradas en investigar el cáncer de mama, englobando los distintos subtipos y todas las fases del cáncer. De estos, 29 se centran en cáncer de mama metastásico y cuentan con ayudas con una financiación de más de 7,51 millones.

Una inversión que, en realidad, no sería posible sin tu ayuda. Si quieres marcar la diferencia y dejar claro que #ElRosaEsMásQueUnColor, puedes poner tu granito de arena colaborando con nosotros, por ejemplo, comprando algunos de los productos de nuestra última campaña en nuestra tienda online.

La filantropía impulsa la investigación en cáncer en España
Comprometidos con la Investigación en cáncer en España

La investigación en cáncer es fundamental para lograr prevenir esta leer más

¿Es el cáncer una enfermedad de hoy?
Exposición interactiva de la Semana de la Ciencia

En la Asociación Española Contra el Cáncer nos hemos propuesto leer más