El cáncer es el mayor problema de salud de nuestra época. Pero el cáncer también tiene otra cara, no tan visible o de la que no siempre se habla: la afectación social y económica para el paciente y su familia. Disminución de los ingresos, aumentos de los gastos, imposibilidad para hacer frente a los gastos corrientes, llegar a fin de mes o sobrevivir con apenas 400€ mensuales. Son algunas de las consecuencias derivadas del diagnóstico del cáncer que provocan pobreza y desigualdad en España y que, según un informe de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), «Pobreza, COVID y cáncer: un triple frente para los más vulnerables«, afecta a más de 130.000 personas.


Cáncer y pobreza

El impacto de la enfermedad en la vida laboral es una de las razones de por qué el cáncer puede desencadenar pobreza; ya que disminuyen los recursos familiares, al tiempo que se hace necesario hacer frente a más gastos. Todo ello supone una situación compleja, que se ha visto agravada estos últimos meses, con una crisis no solo sanitaria, sino también económica.

Según los datos de la AECC, del total de personas con cáncer que se encuentran en situación de vulnerabilidad:

  • El 32% se encuentra en situación de incapacidad temporal o baja médica con una disminución del 25% del salario mensual
  • Un 12% son autónomos, al cotizar el 80% por la base mínima pueden quedarles alrededor de 400€ mensuales para hacer frente al día a día
  • Un 11% son parados o están en situación de ERTE y el 28% restante su actividad se encuentra vinculada a la economía sumergida o fuera del mercado de trabajo regular.

También influyen otras cuestiones como el sexo. Cabe tener en cuenta que el 68% de las personas que reciben un salario inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) son mujeres. Una situación que se ha visto agravada por la crisis, en la que los sectores más afectados han sido precisamente los de mayor grado de feminización.

Es el caso de Antonia Siquier, como ella misma relata. “Yo era una de las personas que casi casi empataba lo que ganaba con lo que gastaba. No tenía un ahorro, ni sabía que me podía ocurrir esto”. Para ella el apoyo de la AECC, “que en cualquier momento me ayuda”, ha sido fundamental en las diferentes etapas de la enfermedad, tanto en el diagnóstico como en la superación de las secuelas de la cirugía.


Pobreza, cáncer y COVID: un triple frente

Además, la pandemia ha agravado la situación. Así, desde diciembre del 2020, un 37% de las personas con cáncer han visto empeorado su situación económica y de ella, un 16% ha empeorado tanto que ha tenido que realizar recortes severos, contraer deudas o solicitar ayudas económicas y todavía no se han recuperado.

“Mi marido estaba en paro, yo estaba en paro, y solo había un sueldo en casa que era una prestación de 420 euros”, cuenta por su parte Cristina Camuñas, de 39 años. “Todo afecta, la pandemia, el paro y entonces llega el diagnóstico de la enfermedad”. Para ella, el apoyo de la AECC ha sido fundamental para diversas cuestiones. “No solo el apoyo de la psicóloga, incluso para ropa, además de una ayuda económica para cuatro meses, que nos han servido para poder comer”.


Asociación Española Contra el Cáncer: más cerca que nunca de los más vulnerables

La AECC ha hecho un gran esfuerzo por ayudar a esta parte de los pacientes con vulnerabilidad. De hecho, en los primeros meses de la pandemia se puso en marcha un fondo extraordinario de 3 millones de euros para ayudar a estas familias.

Además, se han incrementado en un 14% los servicios de atención social de julio de 2020 a mayo de 2021, con un aumento de las personas atendidas con vulnerabilidad laboral en más de un 50%, con un total de 21.000.

En este sentido, desde el área de trabajo social de la AECC se ofrece un servicio especializado de diagnóstico, valoración e intervención social a las personas que presentan una situación de vulnerabilidad extrema. El objetivo es identificar las necesidades más urgentes de las personas que padecen cáncer y sus familias, para apoyarlas con unos servicios que van desde ayudas económicas, asistencia jurídico-laboral, pisos y residencias, préstamo de material ortoprotésico o atención a la vulnerabilidad.

Una cuestación para paliar las desigualdades

Tras un año sin poderla llevar a cabo, nuestra tradicional Cuestación regresa este año a las calles el 17 de junio para dar servicio a familias vulnerables con cáncer. En total, serán 12 Comunidades Autónomas, con casi 4.000 mesas y más de 1.000 personas voluntarias. Además, también se puede contribuir de manera digital a través de contraelcancer.es.

La investigación en cáncer no puede parar
Cuestación AECC :: Hucha digital

El cáncer es la segunda causa de mortalidad en Europa. leer más

Un nuevo camino contra el cáncer, ¿nos acompañas?
Asociación Contra el Cáncer

Desde la Asociación Española Contra el Cáncer estamos muy orgullosos leer más

La investigación es clave para sobrevivir al cáncer
Día Mundial de la Investigación en Cáncer : Asociación Española Contra el Cáncer

La investigación en cáncer salva vidas. Solo hace falta ver leer más