El cáncer es una enfermedad que implica cambios a nivel físico, psicológico, social, económico y laboral. Si has recibido un diagnóstico de cáncer, en este artículo queremos ayudarte a resolver las principales dudas sobre cáncer y trabajo para que ejerzas tus derechos y gestiones esta situación de la mejor manera posible.

Principales dudas sobre el cáncer y trabajo

Conociendo tus derechos laborales podrás aclarar gran parte de las dudas que surgen desde el momento del diagnóstico, hasta después del tratamiento. A continuación, explicamos las más comunes:

Cuando una persona es diagnosticada de cáncer, ¿está obligada a comunicar el diagnóstico a la empresa?

Una de las principales interrogantes sobre cáncer y trabajo es cómo gestionar un diagnóstico de cáncer en el mundo laboral. Lo más importante que debes saber es que no es obligatorio comunicar el diagnóstico a tu empresa, responsable o compañeros.

La decisión de comunicarlo o no es completamente personal, por lo tanto, depende de ti y de cómo te sientas en ese momento. Si, finalmente, decides compartir la noticia, de forma presencial, en una videollamada o vía correo electrónico; desde la Asociación Española Contra el Cáncer te recomendamos hacerlo cuando hayas aclarado con tu médico todas las dudas relacionadas con el tipo de cáncer que padeces, su fase, tratamiento, secuelas, etc.

Si decides compartir el diagnóstico es posible que resolver las dudas junto al equipo médico ayude a que la comunicación sea lo más clara y completa posible. También puedes evaluar la cantidad de información que quieres compartir, priorizando la que te genera mayor comodidad. En ocasiones, durante fases muy tempranas, dar más información sobre tu situación, sin querer hacerlo, puede generarte mayor malestar emocional.

¿Qué debe saber el paciente?

Seas autónomo, asalariado o fijo discontinuo, debes informarte acerca de los requisitos para acogerte a una baja laboral, también conocida como “incapacidad temporal”. Acogerse a ella justificaría tu ausencia temporal al trabajo por un motivo médico.

La baja médica debe ser proporcionada por tu médico de atención primaria. Por eso, es recomendable que, si tienes dudas al respecto, acudas a este profesional para resolverlas.

¿El paciente puede trabajar durante la enfermedad o es obligatorio coger la baja médica?

No es obligatorio tramitar la baja si puedes o deseas seguir trabajando. Puedes apoyarte en el profesional médico para que te ayude a tomar la mejor decisión, teniendo en cuenta cómo será el tratamiento de la enfermedad y, sobre todo, si el trabajo al que te dedicas es compatible con los posibles efectos secundarios que padecerás.

Si prefieres mantenerte activo, puedes continuar trabajando y solicitar la baja solo cuando sea necesario, recordando que deberá ser gestionada por tu médico de atención primaria, como mencionamos anteriormente.

Si la persona sigue trabajando, ¿existen permisos para citas médicas, pruebas o tratamientos?

¡Sí! Estos permisos laborales son denominados bajo el nombre de “horas médicas”, a las que cada trabajador tiene derecho para acudir a citas médicas, hacerse pruebas o tratamientos.

Para ampliar la información puedes consultar el Estatuto de los Trabajadores (ET) o buscar el convenio de la actividad a la que te dedicas. En estos documentos se explica detalladamente el proceso que debes seguir para solicitar permisos por motivos de salud.

En este punto es indispensable considerar que, dependiendo de la relación que tengas con tu empresa o responsable, también existe la posibilidad de conciliar el tratamiento con el trabajo, organizándote y manteniendo una comunicación activa con tu responsable.

Sin embargo, es posible que esta conciliación resulte compleja, especialmente si recordamos que el tratamiento de algunos tipos de cáncer puede dejar efectos secundarios que afecten las actividades habituales a las que te dedicas.

¿Los familiares también tienen permisos laborales para acompañar a los pacientes?

Los familiares también pueden tener dudas acerca de cómo gestionar esta situación. En estos casos, existen permisos puntuales para los familiares que les permiten acompañar a los pacientes al médico o bien cuando tiene una intervención quirúrgica. Una vez más, es aconsejable revisar el Estatuto de los Trabajadores o el convenio laboral para saber que opciones tienen.

En el caso de los padres de hijos menores con cáncer, existe una prestación por “Cuidado de Menores con Enfermedad grave”, a la que puede acogerse uno de los progenitores para reducir su jornada laboral, sin que suponga una reducción de su nómina.

A pesar de lo anterior, en muchas ocasiones, estos permisos y prestaciones no son suficientes, ya que los pacientes oncológicos requieren cuidados específicos que van más allá del acompañamiento, lo que supone una complicación para los familiares laboralmente activos, al intentar conciliar sus trabajos con los cuidados de su familiar.

¿Cómo afrontar la vuelta al trabajo después del cáncer?

Una vez se finaliza el tratamiento y se da el alta médica, la persona debe enfrentarse a un nuevo reto, retomar la vida laboral. No siempre es fácil esta vuelta, ya que, aunque los pacientes desean retomar la normalidad, depende de distintos factores: situación laboral de la persona, secuelas del proceso oncológico, tipo de trabajo desempeñado. Estos motivos pueden ocasionar la imposibilidad de retomar la actividad laboral, caso en el que el paciente deberá solicitar en la Seguridad Social la valoración de una incapacidad permanente.

En el caso de los pacientes que sí retomen su vida laboral, estos podrían necesitar adaptar sus puestos de trabajo. Para conseguirlo, nuevamente, la comunicación con sus responsables será indispensable para valorar esta adaptación.

En el caso de las personas en desempleo, ¿en qué situación pueden encontrarse?

En el escenario en el que la persona pueda retomar su vida laboral, pero no tenga empleo, deberá iniciar una búsqueda activa de empleo, teniendo en cuenta sus necesidades actuales.

¿Cómo afrontar la vuelta al trabajo desde el punto de vista psicológico?

No hay que olvidar que el cáncer tiene un impacto emocional elevado. Después del tratamiento, los pacientes pueden tener muchas dudas o incertidumbre acerca del futuro próximo, especialmente aquellos que padecen secuelas que podrían afectar a su puesto de trabajo. La persona se hace preguntas sobre si podrá o no trabajar, si es necesario hacerlo nada más terminar los tratamientos, si puede modificar su puesto de trabajo a su estado actual, cómo le recibirán sus compañeros, cómo le tratarán sus superiores…. Todo esto puede generar mucho malestar psicológico junto a una sensación de falta de control

Aunque también es cierto que, llegado a este punto, el paciente puede experimentar un cambio en sus prioridades vitales, dejando el tema laboral en un plano completamente distinto al que había ocupado antes de recibir el diagnóstico.

¿Cómo ayudamos desde la Asociación?

Las necesidades de los pacientes, en cada una de las etapas del proceso oncológico, son prioritarias para nosotros. Por eso, defendemos un modelo de atención integral y multidisciplinar, prestando servicios gratuitos, entre otros, de apoyo y acompañamiento, atención psicológica, social y sanitaria.

Además, en la Asociación disponemos de un servicio telefónico gratuito, a través del 900 100 036, el cual está disponible las 24 horas y los 365 días del año, para que los pacientes y familiares reciban asesoramiento en cualquier aspecto relacionado con el cáncer.

Si aún tienes dudas relacionadas con el cáncer y trabajo, nuestros profesionales sociales te asesorarán e informarán acerca de tus derechos como paciente. Además, en la Asociación contamos con un servicio de orientación jurídico laboral para asesorarte en materia de Seguridad Social y derecho laboral de pacientes y familiares.

Descubre cómo te ayudamos desde la Asociación.

Escucha el podcast ‘Del impacto del cáncer en la vida laboral se habla’